INSTITUTO BELGRANIANO DEL LITORAL
  Correspondencia
 

Dicen . . .

 

Que con 16 años cruzó el Atlántico buscando la mejor educación de su tiempo.

Dicen que sus condiscípulos lo admiraban, tanto como sus profesores.

Dicen que sabía 8 idiomas.

Dicen que rechazó ser diplomático para volver a América, a trabajar por el progreso de su Patria.

Dicen que soñó con la educación de la mujer y de las masas.

Dicen que prefirió exilarse a someterse al invasor británico.

Dicen que su decisión obligó a que el Virrey renunciara.

Dicen que en Paraguary enfrentó 12.000 hombres con solo 1.500.

Dicen que nos dio nuestra bandera, la celeste y blanca.

Dicen que en batalla logró triunfos imposibles y que, cuando derrotado, nadie pudo reprochárselo.

Dicen que armó ejércitos de la nada; que no se le temía, se le respetaba.

Dicen que todo Jujuy siguió sus pasos y que, atrás no dejó nada.

Dicen que rechazó todo honor, que cambió en escuelas una fortuna.

Dicen que valoró a los indios, como sus iguales.

Dicen que tanto lucía en los salones, como sorprendía por su sencillez y modestia.

Dicen que obedeció al Gobierno, pero que su rebeldía salvó a la Patria en los campos tucumanos.

Dicen que contra él no pudieron, ni las intrigas, ni la calumnia, ni las injusticias.

Dicen que tuvo flaquezas y errores; como todos.

Dicen que fue un civil pero que no flaqueó su brazo cuando empuñó la espada.

Dicen que creyó en Dios y que intentó vivir “como Dios manda”.

Dicen que murió un 20 de junio; endeudado, abandonado.

Dicen que perdonó a todos, por el bien de su Patria.

Dicen que se llamaba Manuel, ¡Manuel Belgrano!

 

Dr. Miguel Carrillo Bascary

Subdirector. Monumento a la Bandera

DNI 10.778.297

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=